Spanish English

La Microdermoabrasión o punta de diamante es un tratamiento de exfoliación de la piel, no invasivo y uno de los tratamientos de belleza más actuales.

 

Se trata de un micropeeling que va exfoliando la piel con diversas intensidades. A su vez limpia con un aspirador extrayendo las células ya exfoliadas. De esta forma la piel se va puliendo de forma gradual y por capas.

Este Micropeeling o exfoliación, provoca la regeneración celular y el incremento en la producción del colágeno con lo cual la piel queda más suave.

 



Éste tratamiento es utilizado con diferentes objetivos, entre ellos:
• Eliminación de manchas producidas por el sol.
• Atenuar arrugas (peribucales, de contorno de ojos y arrugas leves).
• Hiperpigmentación.
• Tratamiento de cicatrices del acné.
• Fotoenvejecimiento.
• Pieles seborreicas.
• Reducción de poros dilatados.
• Piel seca o con falta de elasticidad.
• Estrías.
• Eliminación de puntos negros.
• Hiperqueratosis.
• Cicatrices.
• Quistes y comedones.

La Microdermoabrasión tiene varias utilidades, sin embargo los resultados se dan en forma progresiva ya que éste tratamiento requiere de varias sesiones, dependiendo de las necesidades de cada paciente. Generalmente se realizan 5 o 10 sesiones para obtener mejores resultados. Cada sesión dura aproximadamente entre 15 y 45 minutos.
La Microdermoabrasión con punta diamante no requiere internamiento, ni cuidados especiales. Se trata de un procedimiento indoloro que en ocasiones puede provocar un leve enrojecimiento o dejar la piel algo tirante, pero desaparece horas más tarde.
A través de éste tratamiento su piel se verá más suave, joven, tersa y limpia dando como resultado un mejor aspecto, un tono parejo en la piel y manchas menos visibles.

La Microdermoabrasión con puntas de diamantes es una alternativa más precisa y efectiva. Este procedimiento no es quirúrgico ni doloroso, ni tampoco implica ninguna
clase de secuela. El mecanismo es sencillo: puntas de diamantes desgastan la superficie de la piel, mientras que van succionando los deshechos que se producen. Así, se remueven las células muertas, y se propicia la consecuente regeneración celular y producción de colágeno y elastina.
Este tratamiento de exfoliación también tiene su efecto en las capas más superficiales de la piel (estratos córneo y granuloso) por lo que puede aplicarse para la remoción de líneas en los labios, cicatrices de acné, arrugas finas, líneas de expresión y manchas causadas por el sol. Incluso puede servir para reducir el aspecto de las estrías.
La Microdermoabrasión con puntas de diamantes puede realizarse en el rostro, en las manos, las piernas, los muslos, en la espalda y en los brazos. No requiere hospitalización y puede llevarse acabo en cualquier momento del año. Aunque los cuidados cambian de invierno a verano por la clase de exposición que la piel sufre en los distintos climas.
Su uso debe ser moderado, como con cualquier otro tratamiento de peeling.

Usualmente, se necesitan de 6 a 8 sesiones (de aproximadamente 20 minutos cada una), pero es importante dejar pasar entre cada una de ellas al menos una semana. Al finalizar cada sesión, la piel se sentirá tirante y se mostrará enrojecida, pero es un efecto que desaparece poco después. Al terminar el tratamiento, es recomendable hacer un mantenimiento cada dos o tres meses.